Karina Malpica, creadora de mind-surf.net

Autora: Emma Rodríguez

logo_mindsurf

En esta ocasión entrevistamos a Karina Malpica, creadora del sitio web mindsurf, ella es politóloga, psicóloga, investigadora y activista. Desde el 2002 comenzó su investigación personal y profesional con plantas y sustancias psicoactivas tanto en México como en Sudamérica y España.

En la plataforma mindsurf se puede encontrar información de diversos temas relacionados con el mundo psiconauta, también se brinda  apoyo psicopático a través de terapias online que son dadas personalmente por Karina.

¿Cómo comenzó tu interés por el  mundo psiconauta? 

Yo quería probar todo lo que había, pero no quería morir en el intento y me puse investigar. En esa época no había tantas cosas como ahora y la mayoría estaban en inglés, entonces me puse a hacer unas tarjetas para cada planta o sustancia que me interesaba explorar: “Con esta dosis me muero, con esta dosis me hace efecto, con esta muy poco…”

karina_rocio

Tenía un grupo de amigos de la escuela de escritores de la SOGEM y de otros lados que también les encantaba ir conmigo a probar de todo y después los entrevistaba “¿cómo te fue?”, “¿qué sentiste?” Luego escribía lo que yo había experimentado y lo subía en un blog de “bitácoras de vuelo”. (Aquí puedes ver una de un viaje a Huahutla: www.mind-surf.net/drogas/hongos_huahutla.htm)

karina_malpica_cascada_huahutla

Posteriormente fueron surgiendo elementos interesantes de las distintas sustancias que probamos y los incluí en mis tarjetas, así poco a poco comencé a construir lo que fue la web de Mindsurf con esa información, que ahora sí hay mucha, pero en ese momento que empezó Mindsurf no había, solo cosas en inglés en el portal Erowid.

También había muchas más webs en esa memorable época del internet 0.0 donde la gente sólo escribía por el puro gusto de compartir y no para comerciar. La mayoría pensaban como yo, “experimenté eso, ahora lo quiero compartir”, y escribían su historia. Había unas páginas súper bonitas. La misma gente las hacía. No contratábamos programadores, ni había plantillas tipo wix como ahora… Aprendíamos a usar programas de html y diseño y cada una era muy distinta de la otra. Había unas páginas increíbles que ya no están, pero que viven en mi memoria; por ejemplo recuerdo una que tenía un cerebro, tú tocabas una parte y salía información de alguna sustancia, tenían pocas, solo como cinco o seis.

¿Cómo y cuál fue la primer sustancia psicoactiva con la que experimentaste?

Bueno, de las prohibidas fue la marihuana, porque un profesor me dió a fumar y tuve un viaje muy raro; luego fui con mis amigas y les dije “vamos a probar esto”, y la usamos nosotras solas, fue cuando realmente me gustó.

Después, el peyote. Eso fue cuando en la universidad estaba haciendo mi tesis sobre los grupos intelectuales en México y leí un libro de Octavio Paz: “Corriente Alterna”; ahí decía que las plantas que usaban los hippies las había prohibido el Estado porque despertaban espiritualmente a las personas lo cual era contagioso, se volvían ingobernables y eso no le convenía al establishment, que por eso estaban prohibidas. Entonces dije “momento, ¿qué cosa es despertar espiritual y cómo una planta puede hacer eso por ti?”, voy a probar.

Me fui al desierto con un amigo de la universidad y comimos peyote, nosotros solos. Ahí fue un momento de cambio en mi  vida, salí de los parámetros demasiados rígidos que tenía en esa época, de “si no me lo demuestras, no existe”. Bueno, una parte de mi sigue siendo así,  pero en esa época toda yo era así. El peyote me rompió esa estructura. En aquella época usaba lentes, tenía miopía y astigmatismo muy fuertes, entonces me quité los lentes para no perderlos o romperlos y mi amigo me preguntó “¿ves las cruces del cerro de enfrente?” y no veía nada, pero como a la media hora o cuarenta minutos que me empezó a hacer efecto el peyote me di cuenta de que estaba viendo las tres cruces. Ahí fue cuando dije “momento, a mi me dijeron que tengo una deformación ocular que va aumentar y nunca se me va a quitar, y que me la tienen que operar, ¿qué puede hacer el peyote dentro de mi para que yo pueda recuperar la visión así?” Entonces me cuestioné “¿no es cierto lo que los médicos me han dicho? ¿el peyote reforma el ojo? o qué mes está pasando que estoy experimentando este milagro de recuperar la visión?” Allí me di cuenta de que hay cosas que existen aunque no las podamos explicar.

También tuve un viaje interior muy fuerte. Me sentía confundida porque estaba a punto de concluir una carrera que pensé me iba a gustar mucho y me iba a llevar a ser política, pero al final ya ni quería ser política, ni ejercer esa carrera. Tenía un conflicto vital que el peyote también me permitió explorar y resolver. Entendí que yo era una investigadora de la conciencia y no una politóloga, que había estado investigando la conciencia grupal a través de esos estudios, y que para mí seguía ahora la psicología, explorar la dimensión individual de la mente a través de la psicología. Cambié de rumbo y salí de esa crisis que tenía. Y todo fue en el desierto con el peyote. (Ver el relato completo aquí: www.mind-surf.net/drogas/peyote.htm)

¿Cómo se te ocurrió crear Mindsurf?

Me pasaron muchas aventuras y yo pensaba que iba a escribir un libro, pero en una ceremonia de ayahuasca tuve una experiencia muy fuerte, sentí estar en contacto con algo que sólo puedo describir como “otras inteligencias”. No sé quiénes eran pero me recomendaron que no hiciera un libro, sino una página web, porque sería más útil compartir toda esa información que tenía acumulada en mis tarjetas con quienes ellos llamaban “mis pares”, pero que no leían libros por diferentes razones (no tenían dinero o no podían usar su enfoque durante el tiempo suficiente como para leer un libro o tenían perjuicios acerca de los libros…); me dijeron: “Piensa tú dónde buscas la información, qué tipo de información te interesa y profundizas, con qué códigos ha sido trasmitida, códigos visuales. Haz lo mismo para otra gente que está en tu frecuencia, (mis pares), para que también otros la encuentren”. Dije: “A ver… soy súper fan de la película Matrix entonces voy a usar los códigos de la película Matrix”… y pues todo empezó visualmente así. Luego tuve un sueño en el que estaba frente a puertas que contenían resúmenes de la enseñanza que yo había adquirido leyendo a diferentes maestros. Esa imagen se convirtió en la primera versión de Mind surf que era un juego, tenía muchas puertas y no decía nada, tú dabas click en alguna puerta y comenzabas a explorar las enseñanzas allí resumidas, por ahí empecé… (Aun está en línea: www.mind-surf.net/portal.htm)

cd-mind

Aquí puedes consultar el sitio web de Mind- Surf
que tiene una nueva portada:  www.mind-surf.net

logoms

Y aquí en La Dosis puedes encontrar sus artículos para la sección Leer Sobre Drogas

Autora: Emma Rodríguez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s