MICRODOSING

Karina Malpica – @mindsurfing

Este libro es una revisión de la investigación del valor terapéutico de las drogas psiquedélicas o visionarias, incluye una guía para el uso espiritual (dosis altas), el uso terapéutico (dosis moderadas) y la resolución de problemas (dosis bajas o microdosis).

Su autor, James Fadiman, parte de la idea de que este tipo de drogas y plantas usadas con sabiduría pueden conducir no solo a la curación sino también a epifanías espirituales y avances científicos importantes.

dr_james_fadiman

Aprovechando sus más de 40 años de experiencia, comienza por describir las mejores prácticas para lograr viajes sagrados y seguros, desde los beneficios de tener una guía confiable durante una sesión (y cómo ser uno) hasta la importancia del entorno y la intención previa a la sesión. Luego resume los prometedores resultados de las pocas investigaciones en torno a la microdosis y la resolución de problemas.

El libro incluye extensas citas de personas que están explorando por su cuenta esta forma de administración, que consiste en tomar una décima parte de lo que sería una dosis activa de MDMA, LSD, psilocibina o mezcalina cada tres días durante un mes.

Por ejemplo un cuadrito de LSD disuelto en agua, podría beberse de décimo en décimo en los días subrayados: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14 , 15 , 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30.

“Recomendaciones:

Adhiérete al protocolo, incluyendo la dosis y los días entre ellas.

Mantén tus patrones normales, especialmente los de trabajo, comida y sueño.

Sé muy discreto con relación a quién se lo dejas saber”.*

Fadiman advierte que para utilizar microdosis es importante seguir las mismas recomendaciones que para el uso de cualquier psicoactivo de este tipo: abstenerte si tienes problemas mentales o de salud física importantes o si estás atravesando por situaciones de crisis o problemas significativos en tu vida.

A las personas saludables y sin problemáticas relevantes que ya están utilizando microdosis, Fadiman les sugiere llevar un diario a fin de anotar las fechas de las tomas y las cosas que hayan experimentado a nivel físico, mental, emocional y específicamente en el área o propósito para el cual deciden utilizarlas, por ejemplo, para aumentar la creatividad o el desempeño laboral.

Madeline, una editora de más de treinta años, que vive en Manhattan, casada y con un hijo de cuatro años, dice:

“Las subdosis de 10 a 20 microgramos me permiten aumentar mi enfoque, abrir mi corazón y lograr resultados innovadores conservando al mismo tiempo mi rutina. Mientras que una dosis completa requiere que planifique cuidadosamente mi entorno, con una subdosis puedo navegar por todo tipo de logística e interacciones sociales. Me atrevería a decir que mi ingenio, mi tiempo de respuesta y agudeza visual y mental parecen ser mayores de lo normal. Yo utilizo una subdosis aproximadamente seis días cada mes y, a veces más a menudo si estoy absorta en un proyecto que requiere un enfoque extraordinario. Esta ha sido mi práctica por más de diez años y ha facilitado mi éxito trabajando en medios convencionales e independientes, en el gobierno y en docenas de trabajos periodísticos”.*

Por su parte, “Charles”, un experto medioambiental y escritor que vive en Wisconsin con su esposa, dos hijos y tres gatos, comenta lo siguiente:

“El protocolo que seguí me hace tomar una micro-dosis el día 1, luego observar cuidadosamente cualquier efecto residual que se prolongue durante el segundo día, y tomar libre el tercer día libre, para estar de nuevo completamente en la base. Al ir lento, te das la oportunidad de realmente observar que es lo diferente, por qué es diferente y cómo puedes sacar ventaja de ello. El día que estás completamente libre es genial, como un día de reinicio, algo así como despejar el paladar o reiniciar mente / cuerpo”.*

Utilizando entre 8 y 10 microgramos de LSD y dejando pasar dos días entre una toma y otra, dice haber notado un incremento energético, así como una mayor capacidad de apreciación y gratitud por la vida manteniéndose así durante más tiempo. Con relación a su trabajo dice haber experimentado “satoris profesionales” o sea, iluminaciones o insights creativos más frecuentes que antes de microdosificarse:

“Mi medidor de asombro parece estar permanentemente establecido en un umbral ligeramente inferior, de manera que experimento mi vida como más placentera, más poderosa y más efectiva en términos de poder cuidar de mí mismo y contribuir al bienestar de los demás. Es casi como si hubiera nacido para ser así, y ahora puedo ser así de una manera cada vez más consistente, todo gracias a una cantidad asombrosamente pequeña de la sustancia LSD-25. No sé si esto me ayudará a llegar más allá de la marca de los cien años como lo hizo Albert Hofmann, pero estoy bastante seguro de que tendré una forma más interesante, efectiva y alegre de vivir, no importa durante cuánto tiempo”.*

* James Fadiman, PhD: The Psychedelic Explorer’s Guide, Park Street Press, 2011.

Más información en: mind-surf.net/microdosis

jamesfadiman.commicrodosingpsychedelics.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s